Meditación y Niños

El mundo cada vez se mueve más rápido, nuestras tareas cotidianas, la información, el exceso de estimulación, el trabajo y la escuela son algunas de las cosas que gracias a los avances tecnológicos de los últimos años cada vez se mueven más rápido y exigen más de nosotros y esto puede ser muy estresante. Ahora, imagínate la presión que han de sentir nuestros hijos con este nuevo estilo de vida en el que ellos nacen.

Hoy en día, si queremos entretener a nuestros hijos mientras trabajamos o atendemos un asunto importante, les damos un ipad o videojuego. Ya no tenemos tiempo para sacarlos al parque o que hagan algún tipo de actividad recreativa, lo que hace que a veces se distancien de sus emociones y se les dificulte saber que es lo que están sintiendo o que es lo que en realidad quieren.

La meditación se ha visto por muchos años como una actividad para adultos como medio de relajación para lidiar con el estrés, el enfoque y conectar con uno mismo, razones por las cuales a los niños también se les debería a enseñar a meditar, pues ellos también necesitan deshacerse de su propio estrés y conectar consigo mismos.

El estrés nos tensa, cansa y no nos deja concentrarnos en nuestras actividades y la meditación es una excelente herramienta para ser conscientes de nosotros mismos y llenarnos de energía positiva, disfrutar del momento y sentir amor por ti mismo y subir tu autoestima.

Si les enseñamos a nuestros hijos a meditar desde temprana edad, ellos aprenderán a calmar su ansiedad, mejorar su concentración y facilidad de aprender y sobre todo les ayudará canalizar sus emociones, saber lidiar con ellas y sentirse en paz.

Entre los beneficios de la meditación en los niños están el ser más responsable de sus emociones y felicidad, aprender a quererse a si mismo, dormir mejor, ser menos impulsivo y violento, la empatía, mejora su sistema inmunológico y su rendimiento académico.

Puedes empezar de poco a poco con tu hijo, 5 minutos al día sentarse en un lugar cómodo y silencioso para el, cerrar los ojos y concentrarse en su respiración. Es todo lo que necesitas para empezar.