Cómo Saber si su Hijo Tiene un Trastorno por Déficit de Atención

Si su hijo tiene problemas para prestar atención, habla sin parar, no puede quedarse quieto y/o tiene dificultad para controlar el comportamiento, puede tener un trastorno por déficit de atención (ADD) o un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD), ya que estos son los síntomas más comunes.

Si su hijo tiene problemas para prestar atención, habla sin parar, no puede quedarse quieto o tiene dificultades para controlar su comportamiento, es probable que tenga un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), ya que estos son los síntomas más comunes.

El trastorno por déficit de atención o TDAH es un trastorno común en la infancia y afecta a los niños de muchas maneras diferentes. Este trastorno dificulta que el niño se concentre. Pueden ser hiperactivos y tener poca paciencia. Esto se debe a que es difícil aprender y comportarse adecuadamente, sin importar dónde se encuentren, ya sea en casa o en la escuela.

Aunque se desconoce la causa exacta de ADD, podría deberse a la genética, el hábito de fumar y / o el consumo de alcohol durante el embarazo, aditivos alimentarios como los colorantes artificiales, los azúcares refinados y el plomo que se encuentran en algunas pinturas.

La buena noticia es que este trastorno es tratable. Pero primero, tiene que reconocer los síntomas en su hijo. A continuación, consulte a un médico y psicólogo para confirmar el diagnóstico. Al principio, los síntomas pueden parecer el comportamiento normal de un niño pequeño. Sin embargo, la diferencia es que el TDAH hace que el comportamiento sea más serio y frecuente.

Signos de ADD / ADHD en Niños

La mayoría de los niños presentan al menos cinco o seis de los siguientes síntomas en los primeros seis años de su vida:

1. Las distracciones frecuentes.
2. Olvidar cosas a menudo.
3. Cambiar de una actividad a otra constantemente.
4. No sigue las instrucciones o es difícil de manejar.
5. Soñar despierto.
6. Dificultad para completar la tarea o las tareas del hogar.
7. Perder constantemente cosas personales como libros, juguetes y útiles escolares.
8. Inquieto todo el tiempo.
9. Hablar sin parar e interrumpir a los demás.
10. Siempre moviéndose y jugando con todo lo que ven.
11. Es impaciente y hace comentarios imprudentes.
12. Tiene dificultades para controlar sus emociones.

Si su hijo o hija tiene al menos cinco o seis de estos síntomas, llévelos a su médico o a un especialista en salud mental para hacer un diagnóstico para tratar el trastorno.

Los niños que sufren ADHD o ADD pueden mejorar y llevar una buena vida con tratamiento. Sin embargo, no existe una cura definitiva. ADD y ADHD se pueden tratar con medicamentos, terapia o combinando los dos anteriores.

Muchos niños mejoran y pueden tener una vida normal con su tratamiento. Lo mejor que puede hacer como padre es entender y apoyar a su hijo. Además, un especialista puede guiarlo mejor sobre cómo ayudar a su hijo a mejorar. Puede aprender cómo hacer un cambio positivo en la vida de su hijo.