Cómo Saber si su hijo Necesita Anteojos

Si tu hijo tiene dolores de cabeza, se cansa muy rápido, le cuesta trabajo concentrarse o enfocar la vista, es muy probable que necesite lentes. Se cree que los trastornos de refracción y agudeza visual, mejor conocidos como miopía, hipermetropía y astigmatismo afectan a 1 de cada 5 niños a temprana edad.

Y es algo que debe tratarse lo antes posible para evitar malestares en tu pequeño o que el problema empeore. Es por eso que a continuación te mostramos algunas pistas que te pueden indicar si tu hijo necesita lentes, pues no siempre es obvio y es normal que los primeros en darse cuenta son su profesores en el colegio, especialmente cuando son muy pequeños.

  1. Lee muy de cerca o se acerca mucho el libro o cuento que este leyendo a su cara, no importa el tamaño de la letra que este leyendo. Hacen esto sin darse cuenta ellos pues les ayuda a enfocar más fácilmente.
  2. Parpadea o guiña demasiado los ojos, se los frota o cubre con frecuencia. Pues como esta forzando más su vista, sus ojos se cansan más rápido.
  3. Tiene dolores de cabeza, mareos y/o nauseas constantemente y no presenta algún otro síntoma que indique que esta mal de salud. Esto se debe también al esfuerzo extra que esta poniendo para la acomodación visual.
  4. Se pierde al leer o pierde el hilo de la lectura. Empieza a saltarse palabras o oraciones por lo que necesita guiarse con el dedo. También puede hacerlo al escribir pero debes tener cuidado y consultarlo con un oftalmólogo para no pasar por alto un problema de déficit de atención.

Si ves que tu hijo hace alguna de estas cosas, llévalo con el oftalmólogo pues es muy probable que necesite lentes, no importa la edad pues se puede presentar desde muy pequeños.