Cómo Manejar la Depresión en su Hijo

¿Sabías que la depresión también afecta a los niños? De hecho, su falta de madurez los hace más vulnerables a tener trastornos depresivos. Debido a su corta edad, no siempre saben cómo describir lo que sienten o lo que les molesta.

Pero la buena noticia es que pueden recuperarse fácilmente. Sin embargo, solo hay que saber detectarla y tratarla. Y si no se trata, algunos niños pueden llevarlo a la adolescencia.

La depresión que pueden sufrir sus hijos puede ser grave y durar mucho tiempo. La depresión puede interferir en varios aspectos de la vida diaria de un niño, incluido el rendimiento escolar y la relación con amigos y familiares.

Se sugieren varias causas para la depresión infantil, entre las que se encuentran las biológicas. Incluyen factores hereditarios, bioquímicos, hormonales y neuronales. Además, existe una depresión estacional, en la que creen que la cantidad de luz asociada con las estaciones afecta el estado de ánimo de los niños.

Otro tipo es psicológico, como la pérdida de un ser querido o una mala relación. Y, finalmente, otra causa es el medio ambiente, como la presión que sienten los niños y el trabajo o el estrés.

Síntomas de la Depresion

Hay varios síntomas de depresión en los niños. Sin embargo, pueden variar dependiendo de la personalidad y la etapa de desarrollo. Aquí hay una lista de síntomas que pueden indicar que su hijo sufre de depresión:

1. Estado de ánimo irritable o deprimido
2. Pérdida de interés
3. Aislamiento social
4. Agitación
5. Problemas de conducta/disciplina
6. Baja autoestima
7. Sentimientos de inutilidad
8. Sentimientos de desesperación
9. Dificultad para concentrarse
10. Llanto frecuente
11. Quejas físicas
12. Ganar o perder peso
13. Cambio en el apetito
14. Trastornos del sueño
15. Cansancio
16. Lastimarse

Si su hijo tiene algunos de estos síntomas, trate de hablar con ellos. Averigua qué está pasando. Recuerde, todos estos síntomas, aislados o en grupo, no son solo indicadores de depresión.

Pero si cree que podría ser una depresión, no dude en buscar ayuda profesional. Maneje la depresión de su hijo con prontitud y con cuidado, ya que su hijo puede estar sufriendo. Se puede evitar escalar a una situación más grave.